Buscar

"BUENOS RECUERDOS": Vittorio Gassman. ¡Parecía inmortal y eterno !



 

BIOGRAFÍA Y FILMOGRAFÍA:

Medía 1’87.

Vittorio Gassman fue un actor italiano nacido el 1 de septiembre del año 1922 en la ciudad de Génova.........


TODAS SUS PELÍCULAS Y LOS AFICHES:


¡VIDEOS DE PELÍCULAS!


¡Arroz amargo: a bailar Vittorio, que te persiguen!

LA FAMILIA: Escena de la película



EN TEATRO: ¡Ser o no Ser!



La famosa IL SORPASSO: ¡Hermosa escena!


También de IL SORPASSO: ¡MODESTAMENTE!


NOS HABÍAMOS AMADO TANTO:



PERFUME DE MUJER


GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS DE VITTORIO



Hubo romance?

  • Tuvo un romance con Liz Taylor?

  • Seguramente

  • Quién se resistiría?

SU FAMILIA:

"El matador", como se lo apodaba, se casó por primera vez en 1943, mientras en Italia se vivía la Segunda Guerra Mundial. Nora Ricci, una compañera artística, fue la mujer con quien se desposó. Juntos tuvieron a una hija -Paola, actriz de teatro- pero ese no fue motivo suficiente para seguir unidos: se separaron de mutuo acuerdo en 1948. "El nuestro fue un verdadero amor, pero la unión no funcionó porque nos habíamos casado sin reflexionar, con las desventajas de la juventud", recordó años después en una entrevista.

El segundo “sí quiero”, Gassman lo dio lejos de casa. En 1951, conoció en Roma a la actriz norteamericana Shelley Winters, entonces una sex symbol. Primero, Gassman elogió la labor de la actriz en Un lugar bajo el sol. Luego, ella le devolvió las flores ponderando su trabajo en Arroz amargo. La noche finalizó en la habitación 369 del hotel Excelsior de Roma. Pero el romance no terminó: se fue con ella a probar suerte a Hollywood. El 28 de abril de 1952, viajaron juntos a Ciudad Juárez en México. Ahí logró el divorcio de Nora Ricci, subieron a un avión hacia Tijuana y dos horas más tarde se casaron. Esta boda no fue aceptada como legal en Italia porque el divorcio estaba prohibido, así que cuando visitaban la península, eran considerados por la prensa como "concubinos públicos". La unión duró dos años y el divorcio se realizó en tribunales norteamericanos. Con Winters también tuvo una hija: María Vittoria. ¿El motivo de la separación? Él se enamoró perdidamente de la joven actriz Anna María Ferrero, pero también este amor tuvo fecha de vencimiento: mientras Anna María filmaba en Francia con Jean Claude Brialy se hizo un alto en el set para festejar el cumpleaños del actor. Ferrero y Brialy se pusieron a bailar y los fotógrafos le pidieron que le dé un beso de cumpleaños. La actriz ingenuamente aceptó y al día siguiente fueron tapa de todos los diarios, asegurando que ella se había cansado de esperar la propuesta de matrimonio de Gassman. Cuando Anna volvió a Italia, Vittorio decidió cortar la relación que ya llevaba siete años. Luego la actriz declaró a la prensa: "Seis de los siete años estuvieron de más".

En la década de los sesenta, ya instalado definitivamente en Roma, tuvo una relación de cinco años con la actriz francesa Juliette Maynel, a la que él consideraba su tercera esposa. Alessandro, fruto de esa relación, nació en 1965 y también es un reconocido actor. Con ella vino a la Argentina y asistieron al VI festival internacional de Mar del Plata -los rumores aseguran que allí concibieron a su hijo-. Pero no todas fueron alegrías: la actriz francesa intentó quitarse la vida en la habitación 805 del Hotel Alvear cuando se enteró que Vittorio la engañaba con otra mujer. Una empleada la salvó justo a tiempo. Juliette fue la única que se animó a dejarlo. Ella misma lo contó: “Como Vittorio estaba acostumbrado a la adoración, lo consideró un delito de lesa majestad".

El actor se casó por tercera vez por civil el 6 de diciembre de 1970 con la que sería su esposa hasta los últimos días, Diletta D´Andrea. De este matrimonio nació, en 1980, su hijo Jacopo. Durante 32 años se amaron profundamente, aunque en sus últimos tiempos la convivencia con él no fue nada fácil. Atravesó por una etapa oscura, de silencio y profunda depresión, en la que sólo encontró refugio en la escritura. "La depresión es una rata que te roe el pecho, una vergüenza, una desesperación”, reconoció él.

95 visualizaciones0 comentarios